Suarez & Patek Philippe

Estabilidad y calidad de producto son los dos factores que más valoran de Patek Philippe los actuales responsables de Suarez. Pueden parecer simples, pero estos dos términos encierran mucho detrás de ellos.

La estabilidad se consigue mediante estrategias a largo plazo que dependan lo menos posible de factores externos. Para ofrecer calidad de producto y de servicio es necesario mantener a lo largo de los años un compromiso con la excelencia. Destacar en estos dos apartados es sinónimo de independencia financiera, algo de lo que solo pueden presumir las empresas familiares, una característica común a Suarez y Patek Philippe.

En Noviembre de 1997, en el establecimiento situado en el número 63 de la madrileña calle de Serrano se produce un hecho excepcional. Con la presencia de Philippe y su hijo Thierry, máximas cabezas visibles de la familia Stern y de Patek Philippe, se inaugura un Shop in Shop de la firma ginebrina, el primero en el mundo junto con el de Harrods en Londres.

Este relevante hecho, que nos narran los actuales responsables de la familia Suarez, demuestra la importancia del estrecho vínculo que existe entre Patek Philippe y Suarez. Es una larga relación que se inicia de la mano de Don Emiliano Suarez de la Villa en 1974 y que no ha cesado de crecer y afianzarse durante estos más de 40 años. El acuerdo se cerro durante la feria de Basel y se materializó con la compra por parte de Suarez de casi 80 relojes Patek Philippe. Esta cifra, impresionante en esa época, ya presagiaba la importancia que iba a adquirir la relación entre ambas empresas familiares.

Joyería Suarez fue fundada en 1943 por Don Emiliano, abriendo un pequeño local en el número 11 de la Calle Jardines de Bilbao. La evolución y el crecimiento del negocio en los siguientes años ha sido fulgurante y con ello su expansión.

Pero si hay un factor que determina el prestigio de un detallista en el sector de la Alta Relojería es el hecho de ser distribuidor oficial de Patek Philippe y en este sentido no caben dudas. Suarez es de las pocas firmas a nivel mundial que puede enorgullecerse de contar con tres puntos de venta oficiales de la legendaria marca ginebrina; Madrid, Barcelona y Bilbao, un hecho único en España.

Además de ser multidistribuidor de Patek Philippe, Suarez demuestra su compromiso con la firma ginebrina mediante el protagonismo que otorga a sus relojes en sus puntos de venta. Los relojes Patek siempre ocupan el espacio protagonista de las vitrinas de los establecimientos Suarez y en su interior, mediante espacios dedicados, se recrean los códigos estéticos y el ambiente único de Patek Philippe. Un hecho único e insólito que demuestra la confianza y respeto de Suarez hacia la firma ginebrina es que en su establecimiento de la Calle Serrano, Patek Philippe esta es la única marca relojera presente.

Una muestra más de la importancia de la relación entre ambas firmas es que Suarez puede presumir de haber vendido en dos ocasiones el reloj más complicado del catálogo regular de Patek Philippe. El legendario Sky Moon Tourbillon de ref. 5002P y su sucesor, el 6002 en su variante de oro blanco.

La afinidad que han mantenido a lo largo de décadas Suarez y Patek Philippe se proyecta y afianza en el futuro. Seriedad y calidad son dos cualidades que forman parte intrínseca del ADN de las familias propietarias de ambas marcas, que todavía hoy mantienen la trasmisión de sus oficios de generación en generación. Los Stern y los Suarez hablan el mismo idioma ético y empresarial, lo que solo puede presagiar un gran futuro para la Alta Relojería en mayúsculas.

patek-logo